Contacto

Entrevista a Jorge Prudencio: “Nuestros chatbots se están utilizando para potenciar proyectos de IoT, VR o marketing”

Entrevista a Jorge Prudencio: “Nuestros chatbots se están utilizando para potenciar proyectos de IoT, VR o marketing”
31 octubre, 2018 Setefilla Madrigal Martín

Hablamos con Jorge Prudencio, Reference Leader de Software en Sngular, sobre el desarrollo de chatbots, los avances de la inteligencia artificial y cuál será el futuro de esta tecnología.

Solemos confundirnos a la hora de pensar en qué es la inteligencia artificial. ¿Qué es y qué no es la IA?

Hablamos de inteligencia artificial cuando una máquina aprende a hacer cosas y a resolver problemas de forma automática. Si pensamos en las máquinas de hace unos años, resolvían problemas basándose en algoritmos, sin aprendizaje. Siempre resolvían el problema para el que se programaban de la misma forma.

Sin embargo, cuando pensamos en las máquinas y sistemas actuales, vemos que son mejores cuanto más las utilizamos. Nos ayudan a hacer más cosas y resuelven más problemas sin que nadie tenga que modificar el algoritmo. Son capaces de aprender nuevas cosas.

Un ejemplo claro de esta evolución lo encontramos en empresas como Facebook. Hace 10 años eran mucho menos inteligentes que ahora y se centraban solamente en almacenar nuestras fotos. En la actualidad, si usamos Facebook de forma recurrente, nos ayudará a etiquetar a nuestros amigos o a orientar los contenidos a nuestros gustos. Esto lo consigue aprendiendo de nuestras interacciones diarias con su web. El mismo algoritmo se adapta y aprende de cada usuario.

¿Cuántos grados o tipos de inteligencia artificial encontramos?

Actualmente existen sobre todo dos bloques de inteligencia artificial. La inteligencia artificial supervisada, en la que el sistema aprende con ayuda de un humano. Un ejemplo sería el caso de los chatbots que aprenden a hablar y responder de forma muy similar a la que usamos al enseñar a un niño. Cuando un usuario habla con un chatbot se registra la conversación de forma anónima y, posteriormente, se revisa por una persona que confirme que se haya entendido todo bien. Así poco a poco nuestro chatbot aprende a responder ante más situaciones.

La inteligencia artificial no supervisada, por el contrario, aprende de forma automática. Esta inteligencia suele usarse para casos en los que la solución al problema está muy bien definida. Por ejemplo, si creamos un algoritmo para resolver un juego como el ajedrez, donde las reglas están muy definidas y el resultado también, es muy fácil crear una máquina que aprenda automáticamente si los movimientos que está haciendo le llevan a ganar o no, sin necesitar un humano que lo corrija.

Chatbots y asistentes virtuales

¿Están los asistentes virtuales de moda?

Seguramente estemos en el punto previo a considerar la voz como una forma más de interactuar con nuestra vida cotidiana y que su uso esté normalizado. Cuando llegaron las aplicaciones móviles, también pasaron por un proceso de moda. Eran una nueva forma de acceder a nuestros servicios y el acceso a un móvil no estaba tan extendido. Ahora nadie se imagina una empresa sin aplicación o web móvil.

Creo que con los asistentes virtuales y, de forma general, el uso de la voz para interaccionar, van a pasar de ser inicialmente una moda a convertirse en una interfaz normalizada, solo hace falta que se identifiquen bien los casos de uso en los que el lenguaje natural da una ventaja competitiva.

¿Qué diferencia hay entre chatbot y asistente virtual?

Un chatbot sería el término general para hablar de cualquier sistema que entiende el lenguaje natural y responde de forma coherente, y un asistente virtual se usaría para hablar de forma más específica de un sistema que hace cosas por nosotros de manera más rápida y sencilla.

Un asistente virtual no tiene por qué ser un chatbot (podría ser una web o una app), pero es un caso de uso muy bueno para usar el lenguaje natural.

¿En qué mejora el uso de chatbots nuestras vidas?

Yo diría que los chatbots son la forma rápida de resolver problemas repetitivos de nuestro día a día. Por ejemplo, consultar el tiempo, poner un café, encender las luces, hacer la lista de la compra… Todos ellos son micromomentos de nuestro día a día en los que un chatbot puede ayudarnos.

¿Cuál es la mayor dificultad a la hora de desarrollar un chatbot?

Yo destacaría, sobre todo, tres puntos:

Uno es el entrenamiento, enseñar a responder correctamente al chatbot mediante aprendizaje supervisado.

Otro, la detección de los micromomentos, encontrar aquellos casos de uso en los que un chatbot da una ventaja diferencial frente a la web o apps móviles. Por ejemplo los chatbots son muy buenos para interacciones rápidas o dudas concretas, pero no son la mejor plataforma para mostrar grandes listas de resultados.

Y el último, la omnicanalidad, actualmente existen decenas de plataformas que permiten integrar chatbots. Si ya era un problema desarrollar para Android e iOS, imaginaros para Amazon, Google, Telegram, Facebook…

Para el desarrollo de bots conversacionales, una de las herramientas más empleadas es Dialogflow…

Sí, Dialogflow es una herramienta de Google que facilita mucho la creación de chatbots. Tienen herramientas que permiten entrenar de forma muy sencilla todas las interacciones que nuestros usuarios van a tener con el chatbot. Además, permite la integración de un montón de plataformas como Telegram, Google Assistant o Facebook Messenger. Hay herramientas parecidas de otras grandes empresas, como por ejemplo Amazon Lex, Botfuel, Microsoft Bot Framework…

La inteligencia artificial en Sngular

¿Cuáles son los proyectos que desarrolla Sngular en el ámbito de la IA?

Sngular ha desarrollado un framework de desarrollo llamado Corex que permite sacar el máximo potencial de un chatbot. La principales ventajas de Corex son:

  • Es fácilmente integrable con casi cualquier sistema de chat del mercado, desde las interfaces más nuevas como robots a las más antiguas como Lync Server 2013.
  • Permite usar un solo servicio para la integración con todas las plataformas: Alexa, Google Assistant, Telegram, Lync…
  • Está pensado para desarrollo de forma modular y en equipos distribuidos.
  • Este framework nos ha permitido crear por ejemplo a Alfred, un asistente virtual que ayuda a nuestros empleados a realizar tareas rutinarias como solicitar vacaciones o imputar sus dedicaciones. Alfred está disponible para nuestros empleados a través de Hangouts, Slack, Google Assistant y plataformas web.

¿Y qué otros tenéis en la frontera?

Nos gustaría poco a poco democratizar el acceso a los asistentes virtuales y que sean una herramienta más para que cualquier persona pueda aprovechar su potencial. Ya estamos dando de vez en cuando charlas para todos los públicos (no se necesita ser técnico para entenderlas) y pronto tendremos más sorpresas.

Sabemos de la importancia que tiene interconectar las tecnologías para seguir avanzando. ¿Qué áreas de Sngular se combinan con la de IA y qué tipo de trabajos lleváis a cabo de forma conjunta?

Nuestros chatbots se están utilizando para potenciar proyectos de IoT, VR, marketing o videojuegos. Como comentaba antes, el lenguaje natural pronto será una interfaz normalizada, ¿Por qué no empezar a usarla en nuestras aplicaciones?

¿Cuál es el futuro de la inteligencia artificial?

¿Es la inteligencia artificial una tecnología a la que aún no se le ha sacado todo el potencial? ¿Qué nos queda por ver?

Solo estamos al principio. Ya podemos encontrar sistemas de IA que retocan nuestras fotos de forma automática y nos ayudan a hacer fotos de noche con cámaras de móvil con un resultado profesional. Seguramente la tendencia sea de tener cada vez más sistemas de IA no supervisados que aprendan solos e incluso puedan llegar a tener sentimientos.

Esto nos podría llevar a vivir en un mundo como el de Terminator o un mundo donde las máquinas mejoren nuestra calidad de vida. Somos nosotros los que tenemos que decidir cuál queremos que sea el uso de la tecnología y definir cuáles son las normas que van a regir el futuro que cada vez está más cerca.

Una última a modo de gurú: ¿cuánto queda para que conozcamos a Samantha (la compañera virtual de Joaquin Phoenix en ‘Her’)?

Bueno, la verdad que no estamos muy lejos de ello. En Japón ya existen a nivel doméstico robots que mucha gente considera como sus amigos. Muchas veces incluso quedan para que los robots interactúen entre ellos y se conozcan. Un ejemplo es el robot de Toyota, Kirobo, que ya está en multitud de hogares nipones.